Seguidores

miércoles, 2 de marzo de 2011

#UNICA

Un chico, normal y como cualquier otro, se acercó un día al famoso árbol del amor. Quizá te suene cursi, pero ahora lo entenderás todo... En el árbol se podían apreciar dos tipos bien diferenciados de manzanas; las más bajas, sin duda más faciles de coger, ya que caen más fácilmente, sí, se disfrutan, pero son pasajeras y no marcan nada especial en tu vida. El chico, solía coger esas manzanas, le costaba menos esfuerzo... pero entonces la vio, una manzana, brillante como ninguna, en lo alto del árbol. Esa manzana pertenecía al segundo grupo, al de las manzanas que no se conseguían fácilmente, las especiales, las que tenían un sabor tan sabroso tan apasionado, que las llevarás para siempre contigo. Le costó conseguirla, mucho, y también le costó tiempo darse cuenta de que esa manzana era lo que más deseaba, era su droga. Pero cuando la consiguió, valió la pena, nunca se le olvidará siempre llevará a esa manzana, si eres alguien superficial, a esa chica, si eres una profunda romántica como yo. Porque si eres de esas chicas, las del segundo tipo, eres especial, y sólo los chicos que merecen la pena lucharán por conseguirte, tienes suerte de ser así, de las manzanas altas, ÚNICA



Esta es una reflexión que, para mí, es la más realista e impresionante que pueda existir. Cada vez que miro a la gente y las chicas diferencio perfectamente entre las manzanas bajas,( las más zorras del instituto claramente jaja), y las altas, que al principio no destacan, pero son las que más valen, tú posiblemente, que estás leyendo esto (si lo lee alguien xD) seas de las altas, lo sabrás porque sientes algo muy fuerte en tu interior hacia una persona tan especial que cambió toda tu forma de ver las cosas.


3 comentarios:

  1. Que hermosa reflxión ♥ yo también me doy cuenta enseguida de las zorras :_ Besito te sigo .-

    ResponderEliminar